0
Shares
Pinterest WhatsApp



Los Loros
blanco barrica

Escaso y difícil de conseguir, es el fruto de un gran trabajo y de una gran viña en Güímar. Apenas 1.300 botellas de producción cada año, que desaparecen rápidamente del mercado…
(seguir leyendo)
Las cajas con la uva vendimiada llegan a la bodega en un todoterreno.
La bodega de Juan Francisco Fariña Pérez es continuación de una tradición familiar que se remonta a varias generaciones. “Mi padre empezó a elaborar vino pero para la casa, como mi abuelo, y cuando fue obteniendo más producción se dedicó a venderlo a granel”, explica, hasta que con su propia incorporación a la actividad vinícola decidieron embotellar como vino con DO Valle de Güímar.

“Empezamos por poco y como en el restaurante que teníamos necesitábamos vino, lo vendía todo ahí”, añade. Su idea es mantenerse en una producción poco dimensionada y llegar a un tope de doce mil botellas, pero elaborando vinos de mucha calidad. De hecho, la viña propia apenas llega a una hectárea de cultivo, dividida en un par de fincas (junto a la bodega, a una altitud de 750-800 metros, para las uvas gual, albillo criollo, listán blanco y un poco de listán negro; y cerca de la costa, a unos 250 metros, con las variedades gual y marmajuelo), producción que suma a la de otro pequeño viticultor de costa al que compra su uva.

Juan Francisco Fariña, bodeguero:
“Todo bodeguero quiere elaborar su propio vino, el que le gusta, aunque no sea el más vendido”

Se dedica casi exclusivamente a hacer vino blanco seco y afrutado, además de un poco de rosado, con la marca El Borujo. “¿Para qué te complicas haciendo un tinto de listán mediocre? Porque en Güímar en julio y agosto hace mucho calor y la uva no madura como tiene que madurar”, argumenta, al explicar su filosofía de trabajo centrada en los blancos. Una línea que ha profundizado a partir de 2012 al añadir la marca Los Loros para un vino más personal –“todo bodeguero quiere elaborar su propio vino, el que le gusta, aunque no sea el más vendido, porque tiene otros más comerciales que prefiere el consumidor”–: un blanco fermentado en barrica con uvas gual, marmajuelo y un poco de albillo criollo, aunque cree que la mezcla ideal, y así lo hará en próximas añadas, es poner vijariego blanco con la gual y la marmajuelo, con cuatro meses en barrica sobre sus lías y batonage todas las semanas.

Juan Francisco Fariña Pérez
Carretera Subida Los Loros km 4, 38550 Arafo (Tenerife), Islas Canarias (España)

Móvil: (34) 636 824 919
Correo electrónico: elborujo@elborujo.es
Página web: www.elborujo.com


● Capacidad: 10.500 litros.
● Producción media: 9.000 botellas/año.
Previous post

El Ancón malvasía dulce un año en barrica

Next post

Los Loros blanco barrica