0
Shares
Pinterest WhatsApp

Cráter tinto
seis meses en barrica

Con él se escribe gran parte de la historia moderna del vino de Tacoronte-Acentejo y, en gran medida, también del vino de Canarias. Potente y sabroso…
(seguir leyendo)


Magma de Cráter
tinto crianza

Aunque su nombre nos podría recordar y querer llevar hacía un vino denso y ardiente, es todo lo contrario. Es un vino sumamente delicado y sutilmente aromático…
(seguir leyendo)
El origen de la bodega Cráter está en un grupo de amigos que quería hacer vino, en un tiempo en el que Tenerife buscaba renovar la cultura y tradición vitivinícolas para emprender el camino de elaboraciones de calidad. Primero mejorando los vinos a granel, después dando el paso a los vinos embotellados. Es así como nace la primera DO de vinos en Canarias: la de Tacoronte-Acentejo (1992), cuya primera presidenta fue precisamente una de las socias fundadoras de Cráter, Lourdes Fernández López.

La mayoría de los viñedos de la bodega están en espaldera.
“El vino mejoró y subió de nivel, ya no era lo que Dios quería, sino lo que el hombre organizaba con criterios enológicos”, le gusta decir a Lourdes Fernández. Y en esta bodega empezaron en 1998 con una cosecha corta por culpa de la sequía de aquel año, pero con uva de muy buena calidad que les brindó la oportunidad de hacerlo.

La sala de catas de la bodega.
Con esa buena materia prima y el objetivo de elaborar un gran vino, capaz de enganchar a entendidos e, incluso, de ser un producto para exportar –cuando todavía nadie pensaba en eso– presentaron sus primeras tres mil botellas de su tinto, ya un clásico. Elaboraron separadamente el listán negro y el negramoll, que pasaron por barricas de roble francés, y tras diversas pruebas decidieron cuál era la proporción de cada uno que debía tener Cráter. “Con un 30 o 35 por ciento de negramoll y el resto de listán había una armonía para un vino realmente exquisito”, explica.

El objetivo era elaborar un gran vino, capaz de enganchar a entendidos e, incluso, de ser un producto para exportar

El éxito de la experiencia hizo que dieran un nuevo paso con otra gran añada de la DO Tacoronte-Acentejo, la de 2003, para crear un segundo vino: Magma de Cráter. De edición más limitada, profundiza en la línea que les caracteriza de vinos muy sutiles y elegantes, pero en este caso más potente, con un coupage diferente en el que el protagonismo lo tiene la uva negramoll, reforzado con una pequeña presencia de uva foránea, la syrah. “A mí particularmente la negramoll es una variedad que me encanta; pero sola no, porque es una demasiado ligera, demasiado sutil. Es de una elegancia extraordinaria, pero hay que llenar la boca de más contenido. Un poco de syrah redondea y complementa ese vino”.

Buten SL
Calle San Nicolás 122, 38360 El Sauzal (Tenerife), Islas Canarias (España)

Teléfono: (34) 922 573 272
Correo electrónico: crater@craterbodegas.com
Página web: www.craterbodegas.com


● Capacidad: 15.000 litros.
● Producción media: 12.000 botellas/año.
● Exporta a Península, Estados Unidos y diversos países europeos (Alemania, Suiza).

♠ Visitas concertadas en horario de mañana.
♣ Dispone de tienda y sala de degustaciones.

Previous post

Contiempo malvasía edición limitada blanco seco

Next post

Cráter tinto 6 meses en barrica